agricultura sostenible en brasil

Brasil, un referente en agricultura sostenible

Brasil es uno de los mayores exportadores del mundo en material alimentaria, condición que comparte con ser uno de los líderes en términos de agricultura sostenible a nivel internacional. Y es que el país sudamericano lleva ya bastantes años haciendo los deberes en este sentido.

agricultura sostenible

Sin embargo, esos niveles en las exportaciones de alimentos como nuestro amado café son mucho más recientes de lo que pudiera parecer en un primer momento. Hace sólo 50 años, Brasil era un país tradicionalmente importador de alimentos y en cosa de medio siglo ha pasado a ser el segundo mayor exportador de productos agrícolas a nivel mundial y el cuarto mayor productor del planeta. Todo ello, empleando técnicas de agricultura sostenible que le han convertido también en un referente internacional en la materia.

Por supuesto, todo esto se fundamenta en la mayor extensión de terreno cultivable del mundo, pero también en una gran variedad de prácticas que le han hecho ganar en productividad, mejorar la gestión del stock y desarrollar una perfecta cadena productiva que finaliza en un sinfín de exportaciones diarias.

Todas estos avances han provocado que el próximo desafío para el país en términos agrarios sea tratar de producir suficiente cantidad de alimentos como para abastecer a la totalidad del planeta, o al menos acercarse a ello. Otra cosa será que el sistema de gobiernos internacional permita su reparto proporcional, pero desde luego si algo hay que reconocer es que Brasil lleva años siendo un verdadero referente en agricultura sostenible.

la agricultura sostenible crece en todo el mundo

La clave del éxito de la agricultura sostenible brasileña

El punto de partida de este nivel de responsabilidad en términos de agricultura sostenible  es el Acuerdo de París del año 2015.

La clave ha estado en mantener los niveles de producción agraria y ganadera que le han llevado a ser una potencia del sector primario, equilibrándolos con un plan sostenible de protección de los recursos naturales, en este caso la selva. Esto lo consiguen mediante la aplicación de nuevas tecnologías encaminadas a aumentar la producción sin necesidad de usar pesticidas ni sustancias similares y protegiendo el suelo para su preservación.

Estas técnicas han provocado un aumento de la productividad de nada menos que el 220% en los últimos 40 años sin necesidad de incrementar la extensión de áreas cultivadas. Unas labores de las que bien podrían tomar nota muchos otros países.

 

Pero todavía queda mucho por avanzar

Pese a sus grandes avances en términos de productividad agraria, Brasil sigue experimentando serios problemas con la tala ilegal de sus bosques. Esto puede provocar la disminución de ayudas internacionales para la protección de la Amazonia, al ver cómo rápidamente la inversión se queda en nada debido a las talas furtivas. Hablamos de un problema que está terminando con la selva Amazónica poco a poco y al que debe ponerse fin cuanto antes.

Además, algunas asociaciones medioambientales no están tan de acuerdo con las cifras aportadas por el gobierno como prueba de sus progresos en materia de sostenibilidad. Pero sea como fuere, no hay duda de que hablamos de un país referente en agricultura sostenible, que aunque posiblemente aún le quede un buen tramo por caminar, parece estar haciéndolo en la senda correcta.

 

 

Leave a Comment