como preparar un café con nata

Café con nata, un clásico que nunca deja de seducirnos

El café con nata es una de esas mezclas que hace ganar a ambos ingredientes al conectar. Es cierto que posiblemente no sea la mejor elección para nuestra taza de café diario, principalmente si pensamos en nuestra línea. Pero indiscutiblemente, se trata de una fusión maravillosa para darnos un capricho de vez en cuando.

Eso sí, es importante saber cómo prepararlo correctamente para que ese momento de placer sea realmente pleno. Como suele decirse, “una vez al año no hace daño”, especialmente si escoges nuestras cápsulas de café biodegradables compatibles con Nespresso para la preparación. Así tampoco harás daño a nuestro planeta 😉

¿Qué te parece? ¿Crees que te mereces ese caprichito, verdad? Pues no te preocupes porque desde Café Ético, te traemos la mejor receta para preparar un café con nata para chuparse los dedos. ¿Ya tienes lápiz y papel? ¡Pues empezamos!

 

Café con nata, la receta

Para esta ocasión vamos a decantarnos por un método de preparación famoso en todo el mundo, el conocido como café vienés.

Básicamente, se trata de una receta de café con nata, que incluye un añadido de cacao para darle ese toque mágico que tanto nos gusta. Como siempre, comenzaremos enumerando los ingredientes necesarios para elaborar nuestra delicatessen.

café con nata

Café con nata | Ingredientes

  • Medio litro de café express.
  • 200 ml de nata para montar.
  • Azúcar.
  • 100 gramos de cacao en polvo.
  • Un poquito de canela.

 

Café con nata | Aprende a preparar un buen café vienés paso a paso

Comenzaremos con el protagonista de esta fantástica receta, que por supuesto, no es otro que el café. Prepararemos nuestro medio litro de café espresso y lo juntaremos en una jarra o recipiente. Recuerda que si optas por las cápsulas de café biodegradables compatibles con Nespresso de Café Ético, además de estar escogiendo una opción deliciosa, contribuirás a ayudar a erradicar uno de los problemas medioambientales más graves que está azotando a nuestro planeta en los últimos tiempos.

Si lo prefieres, puedes ir sirviendo el café de cada cápsula en una taza individual hasta que hayas completado el medio litro. De este modo, ya lo tendrás listo para servir a tus invitados.

Añade azúcar al gusto en cada una de las tazas y al mismo tiempo, ves calentando al baño maría el cacao mezclado con 50 mililitros de nata líquida.

Si serviste el café en una jarra grande, simplemente tendrás que volcar el contenido de la nata mezclada con el cacao en la misma jarra y remover hasta que se haya mezclado por completo. Si por el contrario, optaste por dividirlo en tazas individuales directamente, sólo tendrás que repartir la nata de forma equitativa entre las tazas y mezclar bien en cada una de ellas.

A continuación, montaremos los 150 ml restantes de nata tras haber añadido un poco de azúcar previamente, hasta que quede firme y cremosa. Cuando la tengamos, la iremos colocando cuidadosamente en la superficie de cada una de las tazas, tratando de darle un aspecto apetecible y llamativo. Si lo haces con esmero, te quedará igual que el de las mejores cafeterías.

Para terminar, espolvorearemos un toquecito de canela molida en cada taza sin pasarnos. Si quieres darle un toque más profesional, puedes ayudarte de alguna plantilla para realizar distintos diseños y dibujos personalizados.

¡Y voilá!, ya tenemos nuestro café con nata al más puro estilo vienés. Te aseguramos que si sigues la receta paso a paso, el resultado será delicioso además de espectacular.

No dudes en comentarnos qué tal te ha quedado y añadir tus propios consejos para el resto de lectores.

¡Esperamos que lo disfrutes!

Leave a Comment