Cafe de Etiopia

Café Etiopía

Café de Etiopía; la excelencia líquida

Por lo general, cuando hablamos de países productores de café, nuestra cabeza suele viajar de inmediato a tierras latinoamericanas. Países como Colombia, Bolivia o Guatemala se han ganado a pulso ser verdaderos referentes en lo que a la producción de café se refiere tanto por razones cuantitativas como cualitativas.

Cada café se distingue por unos rasgos característicos propios de su país de procedencia, marcados por factores como el clima, el tipo de suelo o los distintos procedimientos a la hora de desarrollar su cultivo.

El café africano también goza de un gran nivel de reconocimiento, pero su popularidad es sin duda bastante menor que en el caso del latino.

Pero si profundizamos un poco en el tema, rápidamente nos daremos cuenta de que si hablamos de café de calidad no podemos olvidarnos del café de Etiopía.

Existe una leyenda que incluso sitúa el nacimiento del famoso café arábica en este recóndito rincón africano. No sabemos cuánto tendrá de cierta, pero sí podemos aseguraros que se trata de uno de los mejores cafés del mundo.

 

La leyenda del café de Etiopía

café de etiopía en cápsulas

El mito del nacimiento del café de Etiopía nos lleva hasta el siglo XVIII, cuando según cuenta la leyenda, un pastor llamado Kaldi comenzó a observar como sus cabras empezaban a comportarse de una manera algo extraña.

Parecían más alteradas y activas de lo normal y tratando de buscar una explicación a este peculiar comportamiento, se dio cuenta de que había estado ingiriendo los frutos de un arbusto de la zona.

Hablamos de la antigua Abisinia, actual Etiopía y como no podría ser de otra manera, ese fruto era el grano del café.

Al parecer, a partir de entonces, el consumo de este producto se fue extendiendo entre los hombres y mujeres de la zona y su producción fue evolucionando hasta como lo conocemos hoy en día.

La verdad es que no podemos aseguraros que se trate de una historia 100% veraz, pero hemos de reconocer que resulta divertido imaginar que unas simples cabras son las culpables de que hoy podamos disfrutar de este brebaje de dioses en tierras africanas.

 

El café de Etiopía como referente mundial

Cuando nos referimos al cafe de Etiopía como una de las mejores variedades a nivel mundial, no lo hacemos a la ligera.

Se trata de un café de origen notablemente complejo, que puede variar considerablemente dependiendo de la zona de Etiopía en las que se produzca.

café de Etiopía

Dentro del país de usan tanto el denominado método húmedo como el seco en su producción y en función del área, los resultados son bastante distintos, aunque suelen compartir la calidad como factor común.

El café de Harar por ejemplo, una de las regiones productoras, es uno de los mejores cafés procesados en seco de todo el mundo, destacando su acidez y sus toques afrutados.

Los cafés de Yircacheffe y Djimah producidos a través del llamado método húmedo, también gozan de un importante reconocimiento internacional, siendo exportados y consumidos alrededor de decenas de países por todo el mundo.

Cabe recordar que cuando nos referimos al método seco, hablamos del secado del fruto del café bajo el sol antes de su pelado, a diferencia del método húmedo más común, empleado en la mayoría de países de América Latina.

Por otro lado, respecto a la clasificación del café de Etiopía, distinguimos hasta cinco grados, dependiendo del estado y de los defectos visibles a primera vista que presente el grano de café.

Así, hablaríamos de los grados uno y dos para referirnos a los granos lavados y los procesados en seco se situarían desde el grado tres hasta el cinco.

Leave a Comment