Baya de Café

De la flor a la baya de café, todo gran espresso empieza por un terreno propicio. La calidad más noble del café es la Arábica.

Para nuestras cápsulas compatibles Nespresso seleccionamos las mejores cosechas de Colombia, de América Central, de la India, de Etiopía, de Kenia y de otros lugares.

A veces, para mayor intensidad, aderezamos ciertas de nuestras mezclas con algunas notas de Robusta. Esta búsqueda de la excelencia es garantía de calidad cápsula tras cápsula, taza tras taza. Para conocer a fondo un producto casi sagrado como el café, es necesario remontarse a sus orígenes, conocer su nacimiento y ver de dónde proviene.

Sólo así es posible entender ciertos detalles que hacen de él un producto realmente inimitable. Hablamos por ejemplo de su sabor o su aroma, aspectos que definen las distintas variedades de café que podemos encontrar cada día en nuestras tiendas.

Para ello, distinguiremos entre los dos tipos principales de bayas de café, que hoy en día abastecen a todo el planeta y que como muchos sabréis, se subdividen en muchísimas exquisitas variedades. Nos referimos a la baya de café arábico y la baya de café robusto.

LA BAYA DE CAFÉ ARÁBICA

Hablamos sin duda, del tipo de baya de café predominante  a nivel mundial. Las últimas estimaciones nos dicen que aproximadamente un 60% del café consumido en el planeta proviene de bayas arábicas.

Se distinguen por su aroma y su delicadeza dando lugar a un café fino e intenso. Por lo general, este tipo de baya de café suele encontrarse en plantaciones por encima de los 900 metros de altitud y está muy presente por toda Latinoamérica y algunas zonas de África.

Se trata de una especie que necesita dicha altura para florecer, por ello, no es de extrañar encontrarla en ocasiones en zonas por encima de los 2000 metros.

Siendo más concretos, su origen se sitúa en Etiopía, pero al igual que su consumo, su cultivo también se ha ido extendiendo por diversos lugares a lo largo de todo el planeta.  Sus árboles en algunas zonas alcanzan incluso los 6 metros de altura, floreciendo  cada 12 o 15 meses aproximadamente.

Por lo general, su porcentaje de cafeína es del 1,2% y en la actualidad, su mayor productor a nivel mundial es Brasil, país exportador de este tipo de café a todo el mundo.

Sus principales variedades de café son el Moka, el conocido como Bourbon, el Cuturra, el Icatu, el Catuy o el Marella… Seguro que habréis oído hablar de muchas de ellas, en ocasiones sin conocer a fondo sus características.

Cada variedad de café es un mundo, un regalo a cada tipo de paladar, marcado por su aroma, sabor e intensidad como señas de identidad.

LA BAYA DE CAFÉ ROBUSTA

En este caso, una de sus cualidades principales es su contenido en cafeína. Hablamos de prácticamente el doble que la baya de café Arábica, en torno al 2,5% en cuotas generales.

Para encontrar su origen, debemos viajar también al continente africano en su zona central, en concreto a la República Democrática del Congo, pero al igual que ocurre con la otra especie, su cultivo se ha ido extendiendo por todo el mundo.

África sigue siendo uno de los mayores productores de este tipo de café, junto a Brasil, que en este caso también ocupa un lugar predominante. Países como la India, Filipinas o Indonesia también son grandes productores.

Por lo general, se trata de un tipo de café más fuerte y ácido que el arábico, además de menos perfumado, producto de la sequedad de las tierras donde se cultiva. Su crecimiento exponencial en los últimos años encuentra su explicación en que es una variedad más económica que la arábica.