disfrutar del café en verano

Disfrutar del café también es posible en verano

Es verdad que cuando hablamos de un buen café, tendemos a imaginar esa taza de café cremoso y humeante que tan fácilmente ayuda a entrar en calor en las mañanas de los meses más fríos del año. Sin embargo, en verano también es posible disfrutar del café, convirtiéndolo en una bebida refrescante que produzca en nuestro organismo precisamente el efecto inverso, ayudándonos a escapar de las altas temperaturas exteriores.

Como sabemos que te gusta tanto el café como a nosotros y quieres seguir disfrutando de él también en temporada estival, hoy en Café Ético te proponemos una serie de trucos que harán que cada café se convierta en una bebida refrescante y revitalizante en estos meses de verano. ¡Toma nota!

 

disfrutar del café

4 consejos para disfrutar del café también en verano

El helado de café, un método delicioso para escapar del calor

El helado de café es una de las mejores elecciones para disfrutar del café en los días de más calor. Tanto de postre como de merienda o desayuno, este delicioso helado nos permitirá seguir saboreando todo el aroma y cuerpo de nuestra bebida favorita, pero un formato diferente, más acorde con la temperatura exterior.
En Café Ético además ya te hemos contado cómo elaborar tu propio helado de café de manera rápida y sencilla en tu propia casa, así que ya lo sabes, ponte manos a la obra porque te aseguramos que el resultado merece la pena.

disfrutar del café en cada momento

 

El granizado de café, una alternativa refrescante de nuestra bebida favorita

El método de preparación es muy sencillo. Primero tienes que preparar un café sólo con nuestras cápsulas biodegradables compatibles con Nespresso. Cuando ya lo tengas, vierte en un cazo unos 100 ml de agua junto a tres cucharadas de azúcar, removiendo bien y dejando cocer a fuego lento durante 10 minutos. Después, añadiremos el café que ya teníamos preparado y media cucharadita de canela.

¿Ya lo tienes? Pues deposita la mezcla en un tupper y al congelador. Cada 30 minutos tendrás que romper los cristales que se vayan formando para que vaya tomando textura de granizado. Y de ahí, a un vaso alto con su correspondiente pajita. ¡La mejor elección para las tardes de verano!

 

El clásico café con hielo, un método que no pasa de moda

No siempre tenemos opción de poder prepararnos un helado o un granizado. Pero por suerte, en cualquier bar o cafetería aún se puede disfrutar del clásico café con hielo para asentar nuestro cuerpo después de una deliciosa comida.

Si no te apetece complicarte, nuestro delicioso espresso con un par de cubitos de hielo también es una magnífica elección para degustar en tu casa en cualquier momento del día.

 

Café con helado de vainilla, la mezcla perfecta

En este caso, lo más rápido y sencillo es comprar un buen helado de vainilla en el supermercado y acompañar con una bola generosa nuestro café solo habitual. Escoge una taza amplia para que quepa sin problemas y puedas deshacerlo poco a poco con la cuchara. Al entrar en contacto con el café, comenzará a derretirse creando una mezcla sencillamente deliciosa. Además, la vainilla le aporta el dulzor perfecto, dándole un sabor más suave y refrescante, perfecto por ejemplo como postre después de cenar.

 

Leave a Comment