evitar los incendios en verano

Evitar los incendios depende de ti

Evitar los incendios que azotan nuestros paisajes en estos calurosos meses de verano es posible en la mayoría de los casos. El problema es que la gente no suele ser consciente de la peligrosidad que algunos actos, por insignificantes que parezcan, pueden llegar a tener en esta temporada de tanto calor respecto a la naturaleza.

evitar los incendios

Uno no es consciente de la facilidad con la que se propaga el fuego impulsado por el calor exterior hasta que no lo vive en sus propias carnes. Portugal y Doñana dan buena cuenta de ello este verano, pero a lo largo de los últimos años han sido muchos los lugares devastados por las llamas que podrían haberse evitado. Demasiados incendios evitables que terminan por desencadenar verdaderas catástrofes naturales e incluso humanas. Demasiada vida que se va por culpa de un simple descuido.

Evitar los incendios en verano es una responsabilidad de todos, por eso vamos a ofrecerte una serie de útiles consejos que todos deberíamos seguir. Si terminamos con las pocas zonas verdes que nos quedan, ya quedará poco por lo que luchar… ¡Está en nuestras manos!

como evitar los incendios

10 útiles consejos para evitar los incendios en verano

  1. Mucho ojo a dónde tiramos el cristal. El famoso efecto lupa es el causante de una gran cantidad de incendios todos los años, originados por botellas o restos de cristales olvidados en el campo. Lleva contigo siempre una bolsa para depositar tus desperdicios.
  2. No es buen momento para barbacoas. En la mayoría de recintos naturales ya están prohibidas, pero en cualquier caso, nunca está demás recordar lo peligrosas que pueden resultar las barbacoas en verano.
  3. Las colillas de tabaco siempre al cenicero. Ya vayas conduciendo o a pie, deposita tus colillas de tabaco en el cenicero o la basura tras haberlas apagado correctamente. El viento puede propagar muy fácilmente el fuego.
  4. Los matojos secos son un verdadero peligro. Siempre que puedas, ayuda a limpiar las zonas más secas donde el fuego se propaga con más facilidad y rapidez.
  5. Escoge muy bien las herramientas de tu trabajo. Algunas herramientas tan comunes como el soldador o la radial pueden convertirse en el origen de un incendio muy fácilmente. Recuerda que el fuego en verano se propaga mucho más rápido de lo que te imaginas.
  6. Ten tu teléfono preparado para avisar a emergencias. Ante la más mínima posibilidad de un fuego en expansión en la naturaleza, llama rápidamente al 112. Tu velocidad y disposición puede salvar mucha vida natural.
  7. Cuidado con dónde metes el coche. Como sabrás, el motor y el tubo de escape de tu coche alcanzan temperaturas súper elevadas, que pueden llegar a ocasionar el surgimiento de una llama en los meses de verano. Evita pasar por lugares con matorrales secos o maleza.
  8. Mucha precaución también en casa. En los hogares se originan cientos de incendios todos los años. Las velas, estufas o cortocircuitos son algunas de las causas principales. ¡Ándate con ojo!
  9. Cualquier resto de hoguera o fogata puede ser un verdadero peligro. Si te encuentras restos de antiguos fuegos en el campo, comprueba que estén completamente apagados e incluso si puedes, vierte un poco de agua por encima para hacer bajar su temperatura.
  10. ¡Atento a los pirómanos! Hay algo contra lo que no se puede luchar y es la irracionalidad. Por eso, si observas cualquier situación sospechosa, no dudes en avisar a las autoridad. Recuerda que los pirómanos son una de las principales causas de incendio forestal año tras año.

Leave a Comment