capsulas de cafe

La leyenda urbana de cápsulas de café cancerígenas

Desde este blog se ha criticado en varias ocasiones el boom descontrolado de las cápsulas de café, que ha dado como resultado un grave problema medioambiental con las monodosis de café que actualmente está prácticamente fuera de control.

Aunque por supuesto, dicho crecimiento más que notable en cualquier sociedad occidental, también ha dado como resultado la aparición de varios bulos y leyendas urbanas en referencia a las cápsulas de café.

Desde Café Ético, como comerciantes de cápsulas de café biodegradables, estamos dispuestos a dejar bien claro cuanto de verdad y cuanto de bulo en los principales rumores que circulan por la red sobre las cápsulas.

 

Leyenda urbana de cápsulas de café cancerígenas

Como ya ha ocurrido con muchos otros tipos de alimentos, al poco tiempo de que la cápsulas de café se constituyera como todo un éxito y calara hondo dentro de los hábitos de consumo sociales mayoritarios, comenzaron a aparecer ciertas habladurías en internet y pronto en cada mercado y cada barrio acerca de este novedoso formato.

Una de las más controvertidas y comentadas era la relación de las cápsulas de café con el cáncer.

Algunos foros y RRSS empezaron a compartir noticias que afirmaban que el café de las cápsulas era sometido a una presión de hasta 50 bares y el resultado era un café que contenía residuos altamente cancerígenos.

Esta afirmación tenemos que decir que es totalmente falsa, ya que la presión que alcanza el café al ser tratado en este tipo de cafeteras no suele superar los 15 o 20 bares (muy por debajo de los 50).

Además, el café no es un alimento muy ácido y por tanto, es menos susceptible de verse contaminado por el aluminio.

Tampoco el tiempo en el que el café es sometido al aumento de presión en la cafetera es suficiente para que se dé contaminación alumínica en un grado suficiente como para llegar a ser preocupante ni muchísimo menos.

Desde luego, este tipo de packaging no debería preocuparnos más en este producto de consumo que por ejemplo en la pasta de dientes o la comida precocinada.

Aunque sí es cierto que dicho rumor empezó a extenderse con más fuerza tras la prohibición de su consumo en lugares públicos en Hamburgo.

Pero también es verdad que dicha prohibición no vino motivada por este motivo, sino más bien por un problema que sí que tiene mucho de verdad, pese a que las grandes corporaciones cafeteras se empeñen en seguir tapándolo.

Cápsulas Compatibles Nespresso

 

El problema medioambiental, el auténtico cáncer de las cápsulas de café

Acabamos de justificar la falsedad de una leyenda urbana que se ha ido extendiendo poco a poco en las sociedades occidentales al tiempo que iba creciendo el consumo de las cápsulas de café.

A decir verdad, no nos extraña la aparición de este tipo de informaciones poco contrastadas que corren como la pólvora de boca en boca. Lo hemos vivido con los huevos, el aceite de oliva, el pescado azul…

Pero detrás del consumo masivo de las cápsulas de café sí que se esconde un verdadero cáncer mucho más perjudicial de lo que podemos imaginar.

Aunque el afectado en este caso no es nuestro organismo, sino nuestro planeta. Y sí, el causante en este caso sí que es aluminio de su composición.

capsula compatible biodegradable

Cápsulas Compatibles Biodegradables

La mayoría de cápsulas de café están compuestas por aluminio y múltiples tipos de plásticos entre otros materiales.

Este tipo de aluminio es especialmente complicado de tratar en las plantas de residuos y su reciclaje conlleva un coste económico altísimo.

Como podréis imaginar, esto unido a las asombrosas cifras de consumo de cápsulas de café hoy en día en países occidentales, ha dado lugar a un problema medioambiental de enormes dimensiones.

De ahí que desde Café Ético pongamos el acento en la importancia de concienciarnos acerca de este problema y empezar a desarrollar cápsulas compatibles Nespresso 100% biodegradables, que son la única solución al problema y que además, no suponen ningún tipo de trastorno en relación a nuestros hábitos de consumo.

Leave a Comment