Café Natural

El café natural hoy en día es casi un bien en peligro de extinción. El denominado café torrefacto se ha ido extendiendo por el mercado a medida que iba creciendo la demanda de café.

Para quienes no conozcan el significado de esta modalidad de café, diríamos que el café torrefacto es un café al que se le añade un 15% de azúcar durante su proceso de tostado.

En dicho proceso, el café se somete a unas temperaturas cercanas a los 200 ºC, que por supuesto, hacen derretirse el azúcar dándole un aspecto más brillante y oscuro a los granos.

Normalmente lo que se hace después es mezclarlo con granos de café 100% natural, en cada caso en un porcentaje distinto, que cada vez se va viendo más reducido. Las razones son simples, se supone que la capa de azúcar actúa como conservante del aroma y el sabor del café.

Además, para su comercialización se necesita una cantidad menor de café natural, que al ser más caro, es suplido por el azúcar. En algunos casos se toma algún otro tipo de componente en vez del azúcar, como pueden ser cereales de diversos tipos que pasan desapercibidos a primera vista entre los granos de café.

CAFÉ NATURAL VS CAFÉ TORREFACTO

Como comentábamos, la principal diferencia entre el café natural y el café torrefacto es ese añadido de azúcar justo antes del proceso de tostado.

Se trata de un método de conservación natural además de una especie de embellecimiento del grano de café, pero realmente lo que ocurre es que se pierde parte del aroma y el sabor del café natural.

Hablar de café natural es hablar de un café sin aditivos y si ya de por sí, el añadido de azúcar repercute negativamente en la personalidad del café, imaginaos cuando los aditivos no son sustancias naturales como el azúcar, sino conservantes artificiales.

Por desgracia, España es uno de los países donde más abunda el café torrefacto, más por un tema de tradición comercial que otra cosa. Hoy en día todo el mundo dispone de un sinfín de opciones y posibilidades de comprar cápsulas de café natural a un solo clic y nunca resultó tan sencillo realizar un consumo responsable y respetuoso con el medio ambiente de algunos productos como puede ser el café.

EL CAFÉ TORREFACTO LE TIENE GANADA LA PARTIDA AL CAFÉ NATURAL EN ESPAÑA

España y Portugal son los países donde el consumo de café torrefacto está más extendido, superando al café natural de forma más que notable.

Para encontrar la explicación tenemos que remontarnos a tiempos de la posguerra. España pasaba por un momento de hambre y crisis económica en todo su territorio, el acceso a las materias primas y bienes de consumo era más que limitado, incluyendo el café.

Por eso, comenzó a mezclarse con azúcar para poder disfrutar de la misma cantidad de café, consumiendo hasta un 20 % menos de cantidad de café natural, que como es lógico, era mucho más caro.

Dicha tendencia parece haberse mantenido hasta nuestros días, básicamente por razones comerciales. Para las grandes compañías también resulta más barato ofrecer un café que incluye un tanto por ciento de azúcar en su composición.