El Verdadero Espresso

Desde 1884, los expertos en café no se equivocan

Nacido en Italia en el siglo XIX a partir de la alquimia del café y de una máquina a presión, llamada Barista, el espresso (al que algunos denominan «expresso») es, hasta hoy, la mejor forma de expresar los sabores esenciales e intrínsecos de las mejores mezclas de cafés.

Ya sea consumido en una cafetería o en casa, en cápsulas compatibles nespresso, el espresso es una tradición que perdura a lo largo de los siglos.

 

Café Ético te sirve el auténtico espresso a tu casa

En Café Ético somos conscientes de que nuestra marca diferencial no es otra que nuestro producto. Es innegable que la oferta de cápsulas de café convencionales ha crecido a pasos agigantados en los últimos años.

Resulta sencillo encontrar cualquier tipo de café, de diferentes marcas e incluso con distintos grados de intensidad en cualquier supermercado.

Las ventas de cápsulas de café convencionales a nivel mundial no hacen más que crecer y como no puede ser de otro modo, la oferta aumenta de manera paralela.

Sin embargo, no resulta tan sencillo encontrar un buen espresso en cápsulas de café biodegradables respetuosas con nuestro planeta. Por eso, nos gusta insistir no sólo en la importancia de un formato 100 % biodegradable, que por supuesto, es fundamental en nuestros días.

Además, ofrecemos un café a la altura de las mejores marcas en cuanto a sabor y aroma.

De hecho, somos una de las compañías pioneras a nivel mundial en ofrecer un espresso de una calidad superior en un formato reciclable al 100%. No es de extrañar que uno de nuestros lemas se base en que disfrutar de un buen café jamás debería estar reñido con respetar a nuestro planeta.

¡Amamos el espresso!

En Café Ético somos unos verdaderos amantes del auténtico espresso. Pocas cosas hay comparables en esta vida a un buen café, servido en una buena taza. Tanto un día de invierno al aire libre como en el calor del hogar, no hay nada comparable como disfruta de un auténtico espresso en todo su esplendor.

En primer lugar, su color, esos tonos oscuros con destellos rojizos y marrones. El humo serpenteante procedente de la taza, que consigue hacerlo aún más apetecible en cualquier día frío. Y qué decir de ese aroma, que impregna toda nuestra nariz al acercarnos la taza.

Todo se convierte casi en un ritual antes de saborearlo. Y por supuesto, lo mejor llega al final con ese sabor intenso e inconfundible… ¡No hay nada igual!

Jamás un placer semejante debería estar ligado a una catástrofe medioambiental de la envergadura de la causada por las cápsulas de café convencionales en todo el mundo.

Nos negamos a admitir que este “brevaje de dioses“, como exageradamente nos gusta identificarlo, esté relacionada de por vida al concepto de contaminación, sólo por un error del ser humano.

No todo en esta vida es dinero, modas y consumismo. Apúntate a la alternativa biodegradable y empieza a disfrutar de toda la magia del auténtico espresso con la conciencia más tranquila que nunca. ¡Tu planeta te lo agradecerá!